sábado, 4 de abril de 2015

Es la calle.





La calle no sale a buscarme
   ni el puente me seduce
 ni la plaza -múltiplo de la tarde-
             baila ronda en mi oído.
No sale a buscarme la calle.
Hacen días largos
colgados de las espaldas de los otros
que me miran como afiches promiscuos
      cuando se alejan.
Y es la calle
la que no viene a buscarme
                                para que la persiga.


Páginas vistas en total

si pasas por este sitio, me gustaria saber tu opinión