domingo, 25 de marzo de 2012

Mabel Cortese. Despedida


   
De pie como los pájaros azules de las fuentes; alta igual que los sauces trepados al viento de la tarde, mas allá de la costa, adentro de la húmeda garganta del océano repartido en los puertos frecuentes de los mares. Allí, en el hueco perfecto de la mano tejida de corales estará tu perfume, la sílaba radiante de tu cuerpo en cenizas yacerá como un trébol marítimo en el fondo.
   Tal vez alguna larga raíz de tu pelo en penumbras, se escape por la escama dorada de los peces y encalle en la arena caliente de la playa. Porque así son los viajeros que nunca se despiden. Van más atrás del tiempo, más adelante, trepados en un andamio que el viento reconoce y que algunos poetas inventan en palabras. Serás una sirena besada por la espuma, acariciada por el sol del poniente, ese que se encharca en el mar casi quieto, detrás del horizonte de los Hombres.

   Algunos mapas dicen, cuando uno les pregunta, que en cada eternidad se esconde una frontera, que más allá del tiempo hay otro municipio donde descansan sólo los ángeles del alma, y acumulan pasiones y caricias y abrazos para desalentar a los entristecidos, a los solos de sueños, a los desalentados.

   Cuando caiga la lluvia sobre la espalda verde de todos los jardines; cuando el rocío estrene la saliva caliente entre los pastos y el sol se empeñe en secarse la frente, nacerás otra vez, magnífica, sonriente, como nacen los sueños de los enamorados cuando no tienen miedo. Y empezarás de nuevo, libre como los peces, desnuda y transparente como las esperanzas.

Páginas vistas en total

si pasas por este sitio, me gustaria saber tu opinión